La mercantilización de la vida

   Me han preguntado que qué es eso de la mercantilización que de tanto nos quejamos algunos.
   Mercantilizar es hacer comprable y vendible una cosa que antes no se podía comprar o vender por ser de la ciudadanía, pero que es gestionado en realidad por un Estado que la representa a través de una Democracia Representativa Liberal.
   Dime, ¿cómo se puede comprar una montaña?, ¿cómo se puede vender una playa, un río o el Sol?
   Cuando ese Estado que representa a la ciudadanía vende aquello que no se podía vender esto se mercantiliza y un ente privado lo compra, lo privatiza, le pone vallas y perros y leyes que lo sostenga, y priva al mundo entero de ello en beneficio personal, para su disfrute o para el de otros desde el punto de vista final del negocio, en base a las estructuras de trabajo del sistema capitalista y de la necesidad de la clase trabajadora de malvender su fuerza de trabajo por haber sido privada de lo común, de lo autogestionado que les hacía libres: una mercantilización que en España se vino a llamar la “desamortización” llevada a cabo desde siglo XIX, que luego tuvo un lapsus con un contrato social del capitalismo keynnesiano en el siglo XX, llegado a España con la Transición, pero que se acabó con la llegada de nuestra crisis, se fue como vino, y ahora de nuevo está próxima la culminación con la mercantilización de la Sanidad Pública, la Educación y de todo lo público en beneficio de los poseedores del Capital. Y en sus manos quedaremos con el apoyo de los liberales, los ganadores del juego.
   Mercantilizar es hacer comprable y vendible todo, comprable y vendible el trabajo, comprable la tierra, vendible el agua, comprables las materias primas, vendible la vivienda, especulados los alimentos, mercantilizado el ocio, la cultura, el deporte, vendida la Educación Pública y la Sanidad, comprada la energía y las relaciones sociales.
   Vendida la política.
   En un mundo donde todo está mercantilizado el que tiene el dinero tiene el Poder.
   Mercantilizada la vida, mercantilizada la muerte.

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio